Cuidando del esmalte dental

‘Feliz domingo …cuidando del esmalte de nuestros dientes’ 🙂
 
 
Aunque pueda parecer mentira, el esmalte dental es el tejido más duro del cuerpo humano. Lo que le confiere la dureza al esmalte es la hidroxiapatita, un mineral “extremadamente duro” presente también en los huesos, aunque en menor proporción que en el esmalte.
“Aunque es muy duro, también es muy frágil”, por lo que precisamos que “lo que más le daña” son la caries y las fracturas.
 
Las fuerzas masticatorias son de alto impacto y necesitan de la dureza de ese esmalte para poder darle la función que corresponde al diente, que es empezar con la nutrición y poder empezar a metabolizar los alimentos.
 
El esmalte es la capa más superficial del diente que actuaría como escudo protector de los dientes y recubriría una capa más blanda, la dentina.
 
El esmalte puede tener una pérdida fisiológica, que haya un desgaste de acuerdo a su uso y en concordancia con los años. Encontramos unos desgastes excesivos debidos al bruximo (desgasta en exceso el esmalte) y la dieta, no es que estemos llevando a cabo una dieta dura, sino una dieta incluso más blanda de lo que deberíamos pero se aportan muchos refrescos y bebidas carbonatadas que pueden desgastar de manera exponencial el esmalte.
 
Sobre los tipos de desgaste, detallamos: el producido por un cepillado incorrecto o abrasión, otro producido por una mal oclusión o abfracción (al no haber correcto engranaje de los dientes se producen tensiones en el esmalte, en su estructura cristalina y poco elástica, y ese esmalte se rompe); también estaría la atrición, el tipo de desgaste que se produce por el rechinamiento propio del diente contra diente; la erosión o desgaste químico que se produce por una dieta excesivamente ácida, por una alta ingesta bebidas carbonatadas o zumos naturales con alto contenido ácido o por bulimia o reflujo gastroesofágico.
 
En un próximo post daremos algunos consejos para cuidar el esmalte dental.

Promoción mayo

¡Aprovecha esta promoción… y sonríe!

‘Para tus hijos la ortodoncia y para ti el blanqueamiento dental gratuito con Soler Dental y Podología’

*Esta promoción no es válida con otros descuentos o precios de compañías | Consultar bases.

Infórmate en el teléfono: 854 52 05 86

Edad y buena salud bucodental

Por lo general, las personas más mayores suelen presentar mayores problemas de salud bucodental. Es decir, a mayor edad, menor salud bucodental. Sin embargo, este sector de la población, los mayores, son los que más interés suelen mostrar por tener una boca sana y cuidar sus dientes, luchando por romper la hasta ahora conocida asociación entre ancianidad y enfermedad.

El aumento de la esperanza de vida ha hecho que en las últimas décadas se incremente de manera considerable el número de personas mayores de 65 años. En España más del 16% de la población supera esa edad. En un mundo moderno con gran capacidad tecnológica, es ya posible preparar a los hombres y mujeres para que lleguen a una vejez en las mejores condiciones de salud posible para así poder disfrutar de un bienestar más pleno, facilitando su inclusión y participación social. Sin duda, la salud bucodental es un factor clave para añadir años a la vida, y también vida a los años.

Los trastornos fisiológicos más frecuentes que hacen su aparición con el devenir de la vida suelen producirse en el esmalte, desgaste, dientes más amarillos y menos transparentes, grietas y fisuras, disminución de la sensibilidad y de la permeabilidad de los dientes, la pulpa disminuye de tamaño y reduce la vascularización… hay múltiples factores.

Básicamente, el tratamiento odontológico en pacientes mayores no difiere, en esencia, del que se lleva a cabo en otros pacientes de cualquier edad.

Por ello, la prevención y tratamiento precoz de los problemas de la encía, ayuda a conseguir en la edad adulta una mejor calidad de vida.