Recomendaciones para tratar la sensibilidad dental

 
La sensibilidad dental es una condición dental común que puede desarrollarse con el tiempo cuando la parte interna más blanda de los dientes, llamada ‘dentina’, queda expuesta.
 
Esta dolencia, común entre la población general, que afecta a 7 de cada 10 personas adultas, también puede presentarse a cualquier edad y con una prevalencia mayor entre las mujeres.
 
Hay varios factores que pueden provocar un pinchazo o dolor dental en las personas con dientes sensibles. Estos son algunos de los desencadenantes más comunes de la sensibilidad dental:
 
Tomar alimentos o bebidas frías · Tomar alimentos o bebidas calientes · Comer comidas azucaradas o ácidas · Respirar aire frío · Cepillarse los dientes
 
Remedios o recomendaciones para tratar la sensibilidad dental
 
Para tratar los dientes sensibles es importante establecer ciertas pautas que ayuden a la prevención de esta enfermedad y que se combinen con un buen tratamiento tanto en la clínica dental como en casa. Los remedios o recomendaciones que te proponemos se agrupan en los siguientes 4 grandes grupos:
 
Establecer nuevos hábitos alimenticios: Evita el consumo de comidas y bebidas ácidas que puedan desgastar el esmalte de tus dientes: zumos de cítricos, vino, aliños con vinagres, refrescos… Hasta que la sensibilidad haya remitido, evita las bebidas o alimentos muy calientes o muy fríos.
 
Corrige tus malos hábitos: Evita el uso de palillos de madera, cortar el hilo con los dientes, acude al dentista para solucionar tu problema de bruxismo e intenta evitar apretar los dientes durante el día o masticar con excesiva fuerza en las comidas.
 
Sigue una nueva rutina de higiene:
Además del cepillado habitual, utiliza la seda dental que ayudará a prevenir problemas de encías y a evitar su retracción.
Utiliza una pasta dental especial para dientes sensibles.
No te cepilles de forma agresiva.
Cambia tu cepillo de dientes por uno de cerdas suaves, especial para la sensibilidad dental.
Utiliza productos dentales con flúor como los enjuagues bucales que ayudarán a reforzar el esmalte.
 
Acude a tu odontólogo para verificar que el causante de la sensibilidad no sea una enfermedad dental. Puede que tengas una corona o un empaste desgastado, que necesites un injerto de encía que cubra la raíz del diente, o puede que tengas un diente sensible que pueda tratarse con una endodoncia que elimine toda sensibilidad.
 
En definitiva, el paso más importante para solucionar la sensibilidad dental es determinar cuál es la causa de ésta. Por lo tanto, pide cita en Soler Dental y en la primera consulta determinaremos cuál es el causante de tus dientes sensibles para que apliques una solución a tu medida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *